Portada McKamey Manor Ocio o tortura

¡Comparte esta publicación haciendo clic en los botones de Redes Sociales!

La gula de los aficionados al terror es inconmensurable, siempre buscamos más. Y el género va buscando distintos medios para hacer realidad nuestras pesadillas: De la literatura de terror al cine, del cine al videojuego y del videojuego a las experiencias de terror en vivo. Concretamente, en este último reservorio del género, el apetito voraz nos ha llevado a pasar de la sugestión sin contacto, al contacto físico, de experiencias grupales a experiencias individuales, de pases estándar a pases personalizados. Es entonces cuando un pasaje del terror estadounidense decide dar un paso más allá y recrear una pesadilla de la forma más sádica y verosímil posible.

Mckamey Manor se alza con el sobrenombre de la casa del terror más extrema del mundo. Definida por su propio creador, como un campo de supervivencia del terror, genera enorme polémica debido a sus prácticas extremas que incluyen contacto físico agresivo, inmovilizaciones parciales y totales, ahogamientos simulados, ingestión forzada, insectos vivos entre todo tipo de horrores.

Ahogamiento simulado
Ahogamiento simulado – Mckamey Manor

Actualmente tiene dos sedes: Huntsville (Alabama) y Nashville (Tennessee), aunque su sede original fue San Diego (California), donde se tuvo que mudar a raíz de las polémicas.

La experiencia es tan enfermiza e insoportable que hasta la fecha nadie ha conseguido realizar todo el recorrido de 8 horas de duración. De hecho, Russ McKamey está dispuesto a obsequiar con 20 mil dólares a aquel que consiga aguantar hasta el final.

Es complicado salir, pero tampoco es sencillo entrar. La entrada es gratuita, solo recomiendan realizar una donación voluntaria de comida para perros. Sin embargo, hay que superar varios filtros. El participante debe someterse a una entrevista personal en la que le pedirán sus miedos y fobias (que más tarde utilizarán en la experiencia), deben presentar un documento médico que certifique que se encuentra en buen estado de salud, un test psicológico, debe ver un video de 2 horas sobre la experiencia (en el que intentan convencerle de que no debe hacer la experiencia), tiene que hacer un test de drogas, y firmar un contrato de consentimiento de 40 páginas  en las que consiente todo tipo de trato y acción sobre él: desde insultos y golpes hasta tatuajes, extracción de dientes, uñas etc. Para más inri, solo realiza una sesión a la semana y tiene una lista de espera de 2 años o más.

Russ McKamey - Mckamey Manor
Russ McKamey – Mckamey Manor

El creador de esta experiencia es Russ Mckamey, un exmarine que comenzó con fiestas de Halloween infantiles en su domicilio. Poco a poco, el deseo de que la gente viviera su propia película de terror real le llevó a crear McKamey Manor.

Y es que la inmersión está garantizada desde el primer segundo. Se cita al visitante en un lugar concreto donde es secuestrado y transportado a Mckamey Manor (a cualquiera de sus dos sedes, puede estar Huntsville y ser transportado a Nashville). Graban la experiencia y parte de su montaje puede aparecer en el canal de Youtube de Mckamey Manor. Russ debe avisar a las autoridades policiales para que no se alarmen por el secuestro. En cuanto a la grabaciones, Russ Mckamey las necesita por dos motivos: marketing y defensa legal.

Inicio Experiencia - McKamey Manor
Inicio Experiencia – McKamey Manor

Mucho se habla de Mckamey Manor y es difícil distinguir entre los bulos y la realidad. Hay una petición en change.org que busca cerrar la atracción y la acusan de ser una cámara de torturas encubierta. La petición lleva más de 150 mil firmas. Hay quienes dicen que no hay palabra de seguridad y si la hay, no paran la experiencia. Denuncian la tortura real física y mental a la que los participantes son sometidos: golpes, rapados de pelo, asfixia, lesiones, vejaciones, incluso delitos sexuales. También se dice que obligan a los participantes a ingerir sustancias psicotrópicas.  Uno de los testimonios más disparatados e impactantes aseguraba que en la casa había fantasmas de verdad.

Prueba - McKamey Manor
Prueba – McKamey Manor

Por otro lado, Russ McKamey se defiende de todas esas polémicas con los videos, donde sí vemos auténticas bestialidades como golpes, ingestión forzada, inmovilización total o parcial, insectos vivos, agresión física y verbal, rapados de pelo… Pero no llegamos a ver lesiones graves producidas de forma intencionada. Frente al contenido de las grabaciones, Russ señala que antes los actores utilizaban más la agresión física pero que ahora todo es un juego mental. Por medio de la hipnosis y técnicas militares, el propietario de esta casa de los horrores presume de hacer creer a los visitantes que están nadando en una charca profunda llena de tiburones mientras están en una piscina pequeña llena de gatitos. Declara que no hace ningún daño real a nadie, todo es simulado. Además, asegura que los participantes ahora tienen palabra de seguridad y pueden abandonar en cualquier momento.

Prueba Claustrofobia - McKamey Manor
Prueba Claustrofobia – McKamey Manor

Parece ser que solo aquellos valientes que se atrevan a entrar en McKamey Manor son capaces de decidir si lo que hay dentro es real o no, si su experiencia ha sido ocio o tortura.

Actualmente McKamey Manor ofrece  “Descent” una experiencia individual o por parejas de 6 horas de duración. ¿Os atreveríais a entrar y vivir la experiencia más aterradora de vuestras vidas?

Artículo creado por nuestro AUTOR COLABORADOR The Uninvited

Autores - the Uninvited

THE UNINVITED

Expertos en terror: Especialistas en experiencias extremas

Facebook: @theuninvited

Instagram: @_theuninvited

close
¡ÚNETE A OTROS 321 SUSCRIPTORES!
Recibe las últimas novedades en tu bandeja de entrada cada 15 o 30 días.

¡SUSCRÍBETE!

Recibe las últimas novedades en tu bandeja de entrada cada 15 o 30 días.
Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 321 suscriptores.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.