Portada Aventuras Gráficas

¡Comparte esta publicación haciendo clic en los botones de Redes Sociales!

Supongo que a mucha gente el término le sonará familiar, otra no lo habrá escuchado nunca, otros dirán me suena, pero ahora no caigo. No importa. Todas esas personas seguramente tengan un rasgo en común. Si están aquí leyendo este artículo algo podemos tener muy claro, les encanta resolver enigmas. Y como esto es así, seguramente les encantarían las aventuras gráficas.

Para los que no estén familiarizados con el concepto, las aventuras gráficas es un género de videojuegos que tuvo muchísimo éxito en los años 90 pero que progresivamente fue perdiendo el interés de las grandes compañías y acabó siendo un género marginal. Éstas tratan de poner al jugador en situaciones comprometidas de las que debe salir airoso. Habitualmente mediante su ingenio y sin uso de la fuerza física. Los objetos, eso sí, podían estar a más de 1,80 de altura.

Quizá la aventura gráfica más icónica de todas la podemos situar en principios de los 90. De la mano de Lucasfilm games (sí, los de Star Wars) nos brindaban “Monkey Island”. En él, un carismático (y torpe) Guybrush Threepwood se enfrentaba al reto de querer ser pirata. Cuando el personaje pasaba a nuestro control nos las debíamos ingeniar para ir superando un gran número de situaciones en las que nos hacían usar la lógica (y en otras no tanto la lógica, si no más bien ir más allá de los límites de la creatividad humana).

Monkey Island
Monkey Island

Lucasfilm Games (que más adelante pasó a llamarse LucasArts) sacó muchos juegos con esa fórmula y tuvieron un gran éxito. Lucas tuvo en Sierra su gran rival, la cual se caracterizó por crear aventuras gráficas donde podías morir de los modos más absurdos imaginables. La saga “King’s Quest” es de las más icónicas, pero creo que “Gabriel Knight: Sins of the Fathers” es quizá su mejor juego. En él, encarnamos a Gabriel Knight, dueño de una librería especializada en ocultismo. Encarnando su rol, tratábamos de dar respuesta a unos crímenes que se estaban sucediendo en Nueva Orleans.

Este tipo de aventuras tenían como principal atractivo un sinfín de situaciones complejas y de gran originalidad que rompían fácilmente esquemas a los jugadores. Si bien es cierto que comparten ciertas similitudes con muchos Escape Rooms, hay características que las diferencian relativamente de una escape en su sentido más clásico: mucha interacción con personajes ficticios, sin tiempo límite y, en algunas ocasiones la oportunidad de morir (esperemos que no tomen nota los dueños de sala de esto último).

Prueba Aventura Gráfica
Prueba en un juego de aventura gráfica

Hubo otro tipo de juegos de aventura que sí que se podían asemejar más a las escapes más clásicas. En este sentido podría nombrar a “Myst”, un juego donde los puzles eran la base de toda la historia y los demás aspectos pasaban a un muy segundo plano. Algo así como esas escapes llenas de candados y donde un temible doctor nos ha encerrado, pero teniendo el detalle de apuntar la combinación en la pared.

Quizá dentro de este estilo, podemos encontrar un juego que se podía parecer mucho al concepto escape room. En el sentido de que interactuamos muy poco con otros personajes y, además, teníamos tiempo límite. El susodicho era “Safecracker” (1997), un juego que nos llevaba a situarnos en el rol de un ladrón. El objetivo que teníamos era colarnos en una casa llena de cajas fuertes y teníamos que abrirlas todas en un tiempo concreto. Podemos decir que casi era un preámbulo de lo que serían las primeras salas: abrir candados.

Safecracker
Safecracker

Como apunte curioso, decir que aunque las aventuras gráficas tuvieron un importante declive hacia finales de los años 90. En los últimos años ha empezado a resurgir el género, ya que muchos estudios independientes han decidido apostar por este. Hoy en día hay una gran variedad de opciones, desde juegos que siguen más la estela de “Monkey Island”, como juegos que son enigmas y nada más que enigmas. Sin profundizar ahí van unos cuantos: La saga “Deponia”, “Timbleweed Park”, “Agent-A”, La saga “The Room” y un largo etc.

Si miramos la evolución que han sufrido las salas donde parece que los enigmas ya no lo son todo, y que la experiencia y el role play empiezan a tomar mucha importancia, podríamos decir que una sala de escape es casi como disfrutar de una aventura gráfica de este tipo en vivo. Muchos somos los que nos hemos pasado de un mundo a otro y estamos encantados.

Artículo creado por nuestro AUTOR COLABORADOR Habitació 13.

Autor Colaborador Habitació 13

HABITACIÓ 13

Especialista en cine, videojuegos y literatura de terror.

 Web: Habitació 13

Facebook: @habitació13escaperoom

Instagram: @habitacio13_escaperoom

close
¡ÚNETE A OTROS 321 SUSCRIPTORES!
Recibe las últimas novedades en tu bandeja de entrada cada 15 o 30 días.

¡SUSCRÍBETE!

Recibe las últimas novedades en tu bandeja de entrada cada 15 o 30 días.
Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 321 suscriptores.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.